SIGLO XV


Tras el asentamiento de griegos y cartagineses a orillas del río Tyris, y la segunda Guerra Púnica, los romanos fundaron en el año 138 a.c. la ciudad de Valentia, nombre que aun conserva.

Las invasiones bárbaras rompen con la romanización tacilitando la ruralizacion y la casi desaparición de las actividades comerciales. Valencia pasa más tarde bajo la influencia visigoda, periodo poco conocido, durante el cual se acuña moneda en nuestra ciudad y es también sede a mediados del siglo VI de un importante concilio. Las luchas internas, los problemas económicos y la aparición de la peste hace que el Islam aproveche este caos interno y comience de forma pacífica la ocupación de tierras valencianas en el año 709.

Tras un primer periodo de asentamiento renace un periodo de prosperidad, gracias al perteccionamiento del sistema de regadío creado por los romanos, y al despertar económico potenciado por una sede de industrias florecientes tales como la del papel, seda, piel, textil, cerámica, vidrio y orfebreria.

A la muerte de Almanzor, el estado se fragmenta, apareciendo los llamados reinos taifas. Valencia cae en manos de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, por unos años hasta su muerte y es reconquistada definitivamente en el año 1238 por Jaime I ( 23Kb ) .

Durante el siglo XV, Valencia ciudad, pasa por un desarrollo vertiginoso, creciendo de los 4,000 habitantes que tenía a principios de siglo a más de 80,000 en 1483. La producción agricola e industrial, así como el comercio, alcanza una expansión sin pIecedentes, y durante el reinado de Alfonso el Magnánimo, Valencia se convierte en una de las capitales más florecientes de Europa por su actividad cultural y financiera.

El mantenimiento de la política mediterránea y el apoyo económico prestado por los banqueros valencianos a la corona, en el descubrimiento de América, crea un problema de descapitalización y una tendencia en las clases acomodadas a vivir de rentas, dando como consecuencia un aumento de precios y un decaimiento del comercio, lo que degenera, aunque sin éxito, en una sublevacion de los gremios (Germanías).

Ya en el siglo XVII la expulsión de los moriscos y judíos, y el cada vez más preponderante poder de la nobleza, provoca la ruina del país y la bancarrota de la Taula de Canvis en 1613.

A la muerte de Carlos II, y durante la Guena de Sucesión entre las Casas de Austria y de Borbón, se produce de nuevo una controntación entre el campesinado, “maulets”, y la nobleza, “botitlers”, siendo éste el grupo vencedor en la batalla de Almansa en 1707, lo que da como resultado una fuerte represión, la consolidación de la monarquía centralista y la consiguiente pérdida foral, así como una progresiva degradación de la autonomía cultural y política.

El siglo XIX se inicia con epidemias entre la población y el desvanecimiento de las perspectivas liberales con la instauración del absolutismo tras el regreso de Femando VII y, más tarde, durante las guerras carlistas, con el fracaso de los grupos republicanos.

La burguesía será durante este tiempo la gran beneficiada, ofreciendo su apoyo a la monarquía y aprovechando el auge de la exportación y las finanzas.

La mejora y extensión de los cultivos con productos hortícolas, la exportación de cítricos, vino y arroz, la creación de nuevos medios de transporte como el vapor y la aparición a principios del siglo XX de industrias metalúrgicas, fábricas textiles, centrales eléctricas, permiten presentar en 1909 una nueva imagen sobre la industria valenciana en la Gran Exposición Regional.

Durante un corto periodo de la Guena Civil, entre noviembre de 1936 y octubre de 1937, Valencia se convirtió en sede del gobiemo republicano.

El despertar de la economía no se produce hasta los años 60, en los que coincidiendo con una etapa de prospeddad económica mundial, se desarrolla de manera vertiginosa un importante movimiento industrial y agrícola, así como un aumento demográfico inmigratorio de gran importancia.

Valencia cuenta hoy con cerca de 800.000 habitantes y es la capital de la Comunidad Valenciana y su gobierno, la Generalitat Valenciana, integrada por las provincias de Castellón, Alicante y Valencia.

2 comments

  1. dejemonos ya de tonterias, la lengua valenciana se impuso a todas las lenguas romances que se hablaban entonces y dio paso a una sola lengua actual. LA VALENCIANA. no existe ni el catalán ni nada todo lo que se habla es valenciano.
    Que alguien saque los clásicos catalanes de por ahí, que no sabemos donde los tienen escondidos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s