Prototipos catalanistas


Dentro de la variada colección de monstruitos y criaturas que reptan y se arrastran creadas por la coacción nacionalista y el colaboracionismo con ella, pueden distinguirse varios tipos sociales distintos:

  • El militante: también llamado ejerciente. Se caracteriza por convertir cualquier aspecto de la vida cotidiana, por pequeño que sea (por ejemplo: la compra de un cenicero o de una botella de aceite), en una afirmación de “nacionalidad” y de nacionalismo.

    Suele tener un nivel cultural primitivo, independientemente de su clase social, ignorancia acentuada por su reclusión en el ghetto seudo-cultural nacionalista y su estructura mental.

    Frecuentemente esta situado en niveles sociales fractales, es decir, al fondo de un estrato social a punto de caer en el inferior, un marginal neto, lo que le incita a buscar medios para valorarse y denigrar a los demás, como el nacionalismo, el racismo, el extremismo social…

    Es un individuo anodino, miserable de vida y espíritu, muchas veces resentido con la sociedad, cobarde siempre. Jamás luchó contra el franquismo ni contra nada, ni se interesó por ninguna teoría ni análisis social.

  • El falso moderado: producto del doble lenguaje que provoca la estrategia nacionalista de destruir el sistema democrático y de derecho desde dentro (como los nazis alemanes). Su principal característica es que, independientemente de su radicalidad, no suele presentarse como nacionalista, sino que oculta su ideología con una capa de aparente racionalidad, tal y como hacen sus partidos muchas veces.

    Es la cara presentable del régimen, que representa su imagen exterior, de “democrático” y víctima siempre, pervirtiendo el lenguaje y prostituyendo el significado de las palabras.

    Según su grado de visceralidad se le descubre antes o después, fundamentalmente cuando se insiste en algún tema clave en su fanatismo, ya sea político, cultural, deportivo…

    Es fácil engañarse con él, ya que cae en aparentes contradicciones en sus opiniones sobre los diversos temas, síntoma claro de la esquizofrenia que la coacción nacionalista provoca en la sociedad que subyuga, notándose más en la región catalana que en la vasca. Siempre hipócrita, siempre oculto, siempre traicionero.

    Por cierto que esa esquizofrenia, acompañada del posterior olvido interesado o hipócrita, fue el que vivió la sociedad alemana con el nazismo. Por eso el moderado es falso, porque no existen integristas moderados ni nazis moderados, son lo que su ideología es.

  • El colaboracionista: en el colaboracionismo siempre hay diversos grados, al que nos referimos es al colaboracionista consciente. El que, captando el clima de opresión, bombardeo propagandístico y coacción, no se inhibe, no sólo adopta una actitud pasiva, sino que se adapta de un modo activo a la corriente.

    El modelo de este personaje es el alemán de la posguerra, que nada sabía y nada hizo a pesar de haber denunciado a su vecino judío y comprado sus propiedades.

    Es el “castellano-hablante” que usa su idioma (muchas veces materno y paterno, hijo de la emigración de los años 60) con los amigos pero cambia en cuanto oye el del enemigo, sobre todo en público. Algo más que hipocresía o cinismo, porque está enmarcada en una situación política y social coactiva de la que es consciente, es vergüenza de la propia humillación.

    Más claro: medidas como las del presidente del Fútbol Club Barcelona, Juan Laporta, para vincular ¡por contrato! a los jugadores con la “cultura, la lengua y la historia” catalan(ist)as, están destinadas a generar ese colaboracionismo u otro mayor, aunque sean y parezcan tan ridículas como las chorradas “arianistas” de Hitler.

  • El renegado: la diferencia con el colaboracionista es que el renegado quiere creer, quiere ser lo que el enemigo le dicta, debiendo de renegar activa, permanente y públicamente de lo que es, de su idioma, cultura y nación.

    Es un ser repugnante, bilioso, hecho de odio y autodesprecio, ejemplificado en la frase “Roma no paga traidores”. Las filas de los ultras del FC Barcelona, el Atlético de Bilbao, etc, y de HB y ERC están llenas de estos “charnegos” y “maketos” (como los siguen llamando los nacionalistas) que pagan el “pecado” de sus orígenes con la sumisión a los mitos y la ideología nacionalistas.

    Como todos los conversos y traidores, deben ser más fanáticos que los puros para demostrar su fidelidad e integrarse en la “comunidad nacionalista” y su sociedad totalitaria.

    El modelo de este individuo quizás sería Reinhardt Heydrich, jefe de Seguridad de las SS nazis y artífice de la “solución final” para los judíos (parece demostrado que era medio judío).

La coacción y dominio de los nacionalistas y la colaboración con ellos de los partidos políticos ha provocado el surgimiento de estos prototipos, pero también el de otros: el de esa mayoría silenciosa que no tiene representación política, víctima de las operaciones nacionalistas.

También los que han huido para continuar su vida sin presiones y humillaciones constantes. Y por último, los que resisten pero aún no han logrado estructurar las bases políticas y culturales de un bando propio: orgulloso, consciente y ofensivo, que no colabora ni se doblega.

El mejor método para lograrlo es, ante todo, no hablar sus falsos idiomas, no participar en sus montajes “culturales”, no comprar sus productos ni entrar en sus entidades culturales, deportivas, políticas, etc, ni en las que colaboren con ellos de forma más clara y voluntaria, y mostrarse ante todos ellos firme en la práctica de nuestra lengua y cultura. Es lo que más les duele, porque en esta guerra política (que pronto convertirán en guerra civil) las balas son hoy los elementos culturales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s