Cataluña está poblada de “Garcías”, aquí y en China


(Época/PD).-Carod y sus correligionarios podrán o no conseguir la ansiada independencia, pero lo que no podrá evitar es que su Cataluña se llame García. ¿Dónde está el hecho diferencial? La lista de los apellidos más comunes en las provincias catalanas apenas se diferencia de las de las provincias mejor integradas en España y menos nacionalistas, como Burgos y Palencia.Así, cuenta Carlos Esteban en Época, de los apellidos más comunes de la provincia de Barcelona listados por el INE, el primero reconociblemente catalán, Ferrer (lamento editar éste comentario, pero el que escribe éste informe está equivocado, ya que Ferrer no es catalán, es valenciano), ni siquiera figura entre los 20 primeros: ocupa el puesto 32 del ranking, con 2.300 titulares. Antes y después, los castizos apellidos terminados en -ez (Martínez, López, Sánchez…) arrasan. En Gerona, la más pura de las provincias catalanas, el primer apellido autóctono de la lista -Vila- aparece en el sexto puesto, con 6.200 titulares, precedido, eso sí, de un González y seguido de un Ruiz. En Lérida hay que esperar al noveno puesto -Solé-, mientras que en Tarragona, el primer apellido catalán, Martí, aparece en el puesto 14.

Multas por rotular en español

La idiomática es una faceta integrista que, una vez extendida, exige fidelidades y unanimidades en otros terrenos. Lo saben bien en la Cataluña de José Montilla donde la persecución lingüística de los castellanohablantes está a la orden del día. Así lo demuestra el hecho de que la Agencia Catalana de Consumo sancionado en 2006 a 170 comercios y empresas por “incumplir la ley de política lingüística”.

Mantener puros ante la mezcla los genes nacionales es una forma de hacer caja para la Generalitat. Lo denuncia la revista Época en un informe de César Sinde: Sumando la cantidad recaudada en 2006 a las pagadas en la primera legislatura del tripartito, los comerciantes y empresas han abonado en multas lingüísticas 261.025 euros. De esta tarea se encargan cachorros de ERC, borrokas catalanistas que recorren como las juventudes hitlerianas comercios donde se rotule en castellano para amenazarlos.

Una de los mecanismos de segregación de los nacionalistas es instalar a los “forasteros” en ámbitos donde no tengan poder de decisión. La defensa de la identidad lingüística es una defensa de las relaciones económicas y de rango social. Prueba de ello es que en algunos ayuntamientos, el inspector de Consumo trata de persuadir al díscolo comerciante diciéndole que existen subvenciones para cambiar los rótulos al catalán.

Sin cartelito en catalán no hay licencia. Y es que, según denuncia Convivencia Cívica Catalana, “cuando se entrega el proyecto de una nueva tienda, o se consigna claramente qué rótulo se le va a poner al comercio o no se le entrega la licencia”. En ese proyecto, el cartelito debe estar escrito en catalán, naturalmente. De lo contrario, no ha licencia. Un auténtico caso de guateque lingüístico.

Cuenta Época el chantaje al que se han sometido a las líneas aéreas con las imposiciones lingüísticas:

En esta persecución lingüística, las líneas aéreas que operan en aeropuertos catalanes tampoco se han librado de la persecución al idioma español. Así, en 2007, Consumo ha impuesto multas a 19 aerolíneas que ascienden a 43.500 euros por ausencia de rotulación fija en catalán en sus dependencias del aeropuerto y en los aviones, así como en los billetes de embarque, en los contratos y en sus páginas web.

Pero si el panorama en el comercio no es nada halagüeño, en la escuela pintan bastos. Los niños que están ahora mismo en los colegios de Cataluña no dominan el español. Es más, ya hay zonas de Cataluña donde ni saben hablarlo. Y es que, según datos del Informe PISA, de las 5.250 horas lectivas de primaria, 4.830 se imparten en catalán y sólo 420 horas se dan en la lengua común de España.

Para el comediógrafo Albert Boadella, “el nacionalismo está hecho precisamente para alejar a la gente de la realidad”, y recuerda que quien creó la sardana a finales de siglo XIX se llamaba Pepe Ventura. “En Cataluña el nacionalismo se sostiene con una serie de fantasías, de delirios, de invenciones”, resume Boadella. “El nacionalismo está hecho precisamente para alejar a la gente de la realidad”

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s