¡¡Que verguenza!!


Que como valencianista tenga que sufrir las verguenzas y bochornos de salir todos los dias en las portadas de los periódicos siendo objeto de burlas constantes de todo el mundo me produce tristeza, no por mí, sino por mi equipo.

Este es el resultado del capricho de un papaito dandole un regalo a su hijito “presunto” incompetente, para que haga y deshaga a su antojo.

Ahora, su hijito, esconde la cabeza entre las piernas y huye como un cobarde, sin mirar atrás. Pero atras deja la ilución de miles de personas, de niños, de jovenes, de adultos tirada por la borda. Detrás deja un borrón de deudas dificiles de paliar generadas por el hijito, ese que ahora se esconde y regala nuestro club al primero que se lo pide.

Las empresas frenan la marcha de las obras y amenazan con paralizar la construcción. Enrique Lucas Romaní acepta la oferta de Villalonga para ser el presidente del club

EL VALENCIA DEBE LAS CERTIFICACIONES DE LOS MESES DE MAYO Y JUNIO

Joan Carles Martí, Valencia
Villalonga se ha encontrado un Valencia en ruina económica. El nuevo gestor intuía que la situación financiera del club era delicada pero la realidad que descubre cada día es de auténtica bancarrota.
El Valencia debe las certificaciones de obras de mayo y junio del nuevo estadio, según ha podido saber Levante-EMV. La unión temporal de empresas integrada por Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y por la firma valenciana Bertolín ha decidido frenar los trabajos y ha amenazado con paralizar la construcción. Las obras del nuevo Mestalla están en estos momentos sólo en un veinte por ciento de su programación prevista.
El gran trasiego de operarios del inicio ha dado paso a casi una paralización efectiva de la obra. Algo que pudo comprobar el lunes la comitiva de ex presidentes que acudió a visitar el estadio. Muy pocos obreros se tropezaron con los mandatarios en el trayecto en el que Juan Soler hizo de guía.
El consejo de administración que todavía preside Agustín Morera conoce de primera mano la penuria financiera que afecta a la construcción. Tanto que se negó a avalar las certificaciones de que se deben ante una petición expresa de Soler. Más de un directivo recordó entonces que avalar pagarés sin fondos es un delito societario.
Lucas Romaní acepta la presidencia
Uno de los problemas que ayer sí pudo resolver el nuevo gestor es la falta de motivación que había encontrado entre sus amistades valencianas para formar parte del nuevo consejo de administración. Una negociación que ha llevado su abogado José María Mas Millet y que se había encontrado con más de una negativa. Sin embargo, anoche se confirmó que Enrique Lucas Romaní aceptará la petición de Villalonga de ser el próximo presidente del Valencia. La toma de posesión de Lucas Romaní se realizará antes del 16 de agosto, fecha de la junta general de accionistas, a la que el empresario valenciano ya asistirá como máximo mandatario.
Villalonga tampoco ha tenido ningún problema a la hora de reclutar ejecutivos. Otra de las personas que se incorporará en breve al departamento de comunicación del club es Cristina Grau, que será la mano derecha de Pilar Vicente, la nueva directora del área. Grau que trabaja de productora en Canal 9, fue asesora de Eduardo Zaplana -aunque cobraba del paro-, cuando el ex presidente del Consell aterrizó en Madrid para hacerse cargo del ministerio de Trabajo.
Candidatura amenazada
Los obras del estadio empezaron el 1 de agosto del año pasado y deben concluir el 1 de junio de 2009, según los planes previstos por el director de obra Alejandro Escribano.
La actual situación económica del Valencia puede retrasar esa fecha y dar al traste con la posibilidad de acoger la final de la Liga de Campeones en mayo de 2011. Un público deseo de la alcaldesa Rita Barberá que si Villalonga no lo soluciona se esfumará, porque la UEFA exige de que el recinto deportivo que opta a la nominación esté concluido con dos años de antelación.
La delegación de la UEFA que visitó Valencia en enero comprobó el estado de las obras y otorgó rango de candidatura oficial al nuevo Mestalla para albergar la final de la Copa de Europa en 2011. El estadio competirá con el nuevo Wembley de Londres y el Allianz Arena de Munich. Un opción que será imposible sino no hay un cumplimiento exhaustivo de los plazos de construcción.
Villalonga debe ingresar en la caja del Valencia los 400 millones que dice tener a punto para que las obras de estadio -el buque insignia de su proyecto-, sigan al ritmo establecido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s