Valencia juega a todo


Valencia juega a todo

  • Cerca de 400.000 personas han seguido el GP de Cheste y el Open 500
  • El tenis es la última apuesta tras las motos, la vela, la hípica y la F 1
  • Las instituciones valencianas han hecho del deporte un eje en sus políticas

Iván Pérez | Valencia

Este domingo, la capital del Turia se convirtió en centro de atención de los aficionados al deporte con el cierre de la temporada en el Mundial de Motociclismo y la final del primer Valencia Open 500 de tenis, que ha servido para proyectar al exterior la imagen del Ágora, el último eslabón de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.

Más allá de los resultados deportivos, la ciudad ha recibido un importante número de turistas durante la última semana, con un impacto económico que, sólo en el caso de la carrera disputada en Cheste, alcanza los 44 millones de euros. Más de 300.000 personas han pasado desde el jueves por el circuito valenciano para presenciar los entrenamientos y las carreras del Gran Premio de la Comunidad Valenciana.

Además, otras 70.000 personas han seguido los partidos de algunos de los mejores tenistas del momento a lo largo de los siete días que ha durado el Open 500, que ha sentado las bases de lo que puede ser un prolongado matrimonio entre Valencia y el tenis.

Los lugareños Juan Carlos Ferrero y David Ferrer, mecenas del evento, están dispuestos a perpetuar la capital de la Comunidad como sede tenística y, de paso, tomarse la revancha deportiva en próximas ediciones de su ‘propio’ torneo ATP, que en su estreno ha encumbrado como rey del Ágora al escocés Andy Murray, quien volvía a competir tras nueve semanas apartado de las pistas por lesión.

Si en el caso del tenis no pudo celebrarse finalmente un triunfo español, después de la derrota de Verdasco en semifinales ante Murray, la decepción de Ferrero al caer en primera ronda con Cuevas y la retirada de Ferrer como precaución de cara a la final de la Copa Davis, en motos, Valencia fue testigo de un triplete nacional, con Simón exhibiéndose en 125 cc, el valenciano Héctor Barberá imponiéndose en el cuarto de litro y consiguiendo el segundo puesto en el Mundial y Pedrosa subiendo a lo más alto del cajón en Moto GP, asegurando así su podio en el Mundial junto a Lorenzo y el todopoderoso Valentino Rossi.

Una ciudad competitiva

Si algo ha demostrado Valencia en los últimos años es su capacidad para organizar grandes eventos, entre ellos un buen número de acontecimientos deportivos de primer nivel. La ciudad ha demostrado ser competitiva en este aspecto y ha conseguido cuanto se ha propuesto, con la celebración, entre otros, de la 32ª edición de la Copa América, el Gran Premio de Europa de Fórmula 1, del cual es copatrocinador el Gobierno autonómico, el Global Champions Tour de Hípica o el Mundial de Atletismo.

Todo empezó hace una década con la apuesta por las motos en Cheste. A partir de ahí, el crecimiento de la urbe ha ido en paralelo a la celebración de eventos deportivos como escaparate del crecimiento urbano y la modernidad de una Valencia que ha ido ganando adeptos en todos los ámbitos turísticos.

Como muestra de la apuesta firme por el deporte en territorio valenciano, el Consell renovó la pasada semana el contrato para ampliar hasta 2016 la disputa en Cheste del Mundial de Motociclismo, convirtiéndose Valencia en la primera sede española que se asegura la continuidad de una prueba del Mundial en los próximos años.

Además, la presencia del propio presidente del Consell, como un aficionado más, tanto en Cheste como en el Ágora, así como su decisión de copatrocinar la Fórmula 1 y de avalar al Valencia CF para la concesión de un crédito bancario que pudiera permitir la ampliación de capital en el club, demuestran que, amén del capítulo mediático que encierran este tipo de visitas con evidente repercusión fotográfica, las instituciones locales y autonómicas se han decantado por el deporte como uno de los ejes de su política.

El futuro es deporte, opio del pueblo y fuente inagotable de ingresos, como se ha puesto de manifiesto. Al Gran Premio de Europa de F 1, la carrera de motos en Cheste, el tenis, la hípica y el posible retorno de la Copa América a aguas valencianas, en la próxima o en siguientes ediciones, una vez resuelto el litigio entre Alinghi y Oracle, hay que sumar las apuestas deportivas en Alicante y Castellón, como la Vuelta al Mundo de Vela y el Masters de Golf, y otras que llegarán conforme las grandes urbes de la Comunidad Valenciana vayan contando con nuevas instalaciones deportivas, algunas de ellas en marcha.

Decía la pasada semana el jefe del Consell que soñaba con ver algún día unos Juegos Olímpicos en Valencia. Hoy puede sonar grotesco, utópico y, sobre todo, lejano, pero probada la solvencia organizativa de la ciudad, su poder de atracción y sus ingentes infraestructuras, más que utopía podríamos hablar de sueño. En los sueños puede trazarse una meta y, lo más importante, algunos de ellos se cumplen.

Fuente:  ElMundo.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s