Carta a Ramoncín


Estimado Ramoncín:

Aún recuerdo antaño esos momentos inolvidables que me proporcionastes en cada uno de los conciertos a los que asistí a escucharte, mis primeras borracheras, mis primeras caladas, mi primer amor… recuerdos que nunca se olvidan y que siempre permanecen, y ante cualquier penuria presente siempre recurres a ellos como terapia de supervivencia.

Cuantas cosas hicimos juntos Ramoncín, tú, imponente desde tu escenario  amenizando con tu voz y tus canciones mi despertar juvenil, yo, desde mi tribuna, tarareando todas tus canciones  y agradeciéndote con mi admiración y mi compañía esos momentos inolvidables que me distes.

En mi casa nunca ha faltado tu música, aunque reconozco que en mi época mas adolescente sólo podía tenerte en cinta, esas cintas que comprábamos vírgenes y que grabábamos de algún vinilo original. Gracias a ésto te pude descubrir. El resto de mi presupuesto semanal se  volatilizaba en acudir a conciertos, en cervezas, invitando a mi novia al cine y palomitas y en los recreativos donde solíamos fijar nuestro punto de encuentro los amiguetes.

En cuanto finalizó mi época de estudiante y tuve mis primeros ingresos, creo que ninguno de los dos estabámos ya para cometer algunos de los excesos de antaño, pero sí reconozco que una de las primeras cosas que hice fue adquirir físicamente esas canciones que me acompañaron en mi época de adolescente, y entre ellas, estabas tú. Solía escuchar frecuéntemente esas canciones, me tumbaba en el sofá de mi casa, cerraba los ojos  y me transportaban a mi época de descubrimiento e inocencia, qué se le va a hacer, en el fondo soy un romántico.

Muchos de esos artistas que participaron en mi formación adolescente continuan en mi corazón, aunque muchos de ellos ya no permanecen en él.

Hoy te escribo ésta carta desde mi tristeza mas absoluta, sólo comparable a la perdida de algún ser querido.

Estos años atrás he podido observar con la preocupación que una madre puede tener para con su hijo tu decadencia como artista, como cantante pero sobretodo, como persona. He visto como deambulabas por las televisiones pidiendo caridad y cómo se reian de tí, y a mí se me rompía el corazón al ver a la persona que fue durante tanto tiempo tu ídolo sufría de esa manera para intentar sobrevivir.

Hoy ya no sufro, solo siento lástima, lástima de un pobre hombre al que se le pasó su momento y no supo asimilar su fín. Un hombre que intenta vivir de la caridad humana pero sin poder mostrar un sólo atributo que le eleve por encima del resto de los mortales, como antaño.

En mi colección de discos y vinilos permanecen muchos ARTISTAS pero tú ya no estan entre ellos, lo siento Ramoncín, en mi casa solo entran mis amigos, y sólo permanecen en ella las personas a las que admiro, y no podía permitir que alguien como tú viviese en mi casa sin merecerlo.

Puedes denunciarme si quieres, tal vez puedan cerrar mi blog por hablar de tí, de lo que nunca me podrán acusar es de haberte insultado. El insulto mas bien ha sido de tu persona hacia todos nosotros por creernos estúpidos.

Qué lejos quedan esos momentos en los que te bajabas los pantalones y te sacabas la polla para regar con tu agüita amarilla a todos esos fans incombustibles. Hoy somos tus ex-fans los que nos bajamos los pantalones y depositamos sobre tí nuestros mas sinceros recuerdos.

Pablo Sanchis Royo.

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s