Le Monde sostiene que el idioma valenciano se habla en Lleida, Andorra y parte de Aragón


“Le Monde” sostiene que el valenciano se habla en Lérida, Andorra y parte de Aragón.

Un estudio sobre los nacionalismos en España rebate las tesis tradicionales del catalanismo

VALENCIA.- El diario francés “Le Monde” se ha acercado al fenómeno del nacionalismo en España con un insospechado análisis que rebate las tesis tradicionales del catalanismo, y que desmonta algunos de los preceptos habitualmente empleados en la defensa de la preeminencia de la denominación del catalán sobre el valenciano, rompiendo así con la corriente de pensamiento único que rodeaba a esta cuestión.
En un artículo de Cécile Chambraud, corresponsal en Madrid del diario francés, la periodista se preguntaba si el valenciano “¿es una variante del catalán o bien una lengua de por sí?”. Una pregunta a la que responde en el propio artículo al darle carta de naturaleza como lengua cooficial en España en un mapa identificativo

El reportaje, titulado ¿Cuántas naciones tiene España?, pretende ser una aproximación al “aumento del nacionalismo y “la discusión de los Estatutos catalán y vasco”.

Pero con todo, el aspecto más sorprendente del artículo es el referido a la presencia del valenciano como idioma propio y diferenciado en el contexto estatal. Rompiendo con el tradicional tratamiento que se ha dado en los medios extranjeros a la lengua de Ausiàs March y Joanot Martorell, la periodista de “Le Monde” y el diario optan por llamar valenciano a lo que en las clases de Filología de la universidad de valencia se denominaría “catalán occidental”.
De este modo, “Le Monde” dice que el valenciano se extiende desde Andorra hasta el norte de Murcia, e incluye parte de Aragón y de las provincias catalanas de Lérida y Tarragona. En virtud de esta nomenclatura, en el mapa de las lenguas cooficiales de España, además del gallego, euskera y catalán, se reconoce al valenciano como lengua propia y se defiende su campo de extensión por toda la franja occidental de la zona bilingüe de la antigua Corona de Aragón. Así, el rotativo galo circunscribe lo que denomina catalán sólo a la parte oriental de Cataluña y Baleares.

Fuente: Article publié par Cécile Chambraudle, le 08 Mars 2006. Le Monde.

“El Mundo” edición valencia 2-4-2006.

Todo esto ya fue adelantado por nuevacorriente en su artículo “¿Valenciano o catalán?” del mes de noviembre, el cual trascribimos de nuevo. Un análisis en profundidad y objetivo sobre las diferencias y similitudes del catalán y valenciano.

¿Es el valenciano una lengua o un dialecto? Esta es la pregunta que ha ocasionado y ocasiona el llamado conflicto lingüístico que existe en Valencia. La polémica comenzó en el siglo XIX y se recrudeció con la transición democrática de finales del siglo XX. Hoy el conflicto perdura, aunque no con la intensidad que lo hacia en la década de los 80.

El caso valenciano-catalán no es el único que plantea problemas. Existe en Europa casos similares como el flamenco. Sin ir tan lejos, en España tenemos el ejemplo de la lengua gallega y portuguesa que nos puede ayudar en nuestro caso. ¿Es el gallego una lengua o un dialecto del portugués?

Para intentar desvelar el problema es necesario hacer una referencia a la terminología. Qué se entiende por dialecto, por lengua, por normalización, por lingüística…El hecho de que un pueblo se exprese en un determinada forma de hablar indica que existe una lengua. Pero ¿la lengua es igual o idéntica a la lingüística o esta es simplemente un factor o pilar que fundamenta la existencia de una lengua?. ¿Para la configuración de una lengua hay que tener en cuenta otros factores como el histórico, el social o el literario o basta únicamente con el factor lingüístico?

Desde un punto de vista de los defensores de la “unitat de la llengua” solo hay que acudir a parámetros estrictamente lingüísticos uniendo el concepto de lengua con el concepto de lingüística. Esta se encarga de la gramática que conforma una lengua. No se tiene en cuenta en absoluto otros parámetros. Sin embargo esta postura es rebatida por otros lingüistas europeos. Pryde J.B afirma “son numerosos los criterios para demarcar los límites entre lenguas o entre dialectos”. Es decir “las diferencias entre las lenguas y los dialectos estrechamente relacionados, son en su mayor parte, políticas, culturales, más que lingüísticas” como dice Lyons, John. Esta parece ser la corriente mayoritaria entre los lingüistas.

Analicemos pues los otros factores que configuran la existencia de una lengua. En primer lugar el histórico. En la península Ibérica durante la dominación árabe se consolidaron los dialectos de la lengua latina. En el lado occidental el gallego, en el central el castellano, y en el oriental el valenciano. La tesis catalanista de que el catalán fue llevado a Valencia y Mallorca con el rey Jaime I ha demostrado ser errónea.

El árabe Ibn Sida que murió en Denia en 1066 se disculpaba de los errores cometidos en su obra ya que estaba rodeado “de personas que hablaban romance”. Antes de la llegada del Conquistador ya se hablaba una lengua romance que posteriormente se llamara valenciano. Por otro lado y de acuerdo con las fuentes históricas la repoblación cristiana apenas supero el 3% siendo imposible que esa pequeña población de repobladores impusiera una lengua y más cuando se encontraban divididos en aragoneses, catalanes y franceses.

Valencia nunca ha estado unida políticamente a Cataluña. El Reino de Valencia se regía por sus propios fueros diferentes de los otros territorios de la Corona de Aragón. Por tanto desde un punto de vista político e institucional Valencia y Cataluña desde hace 700 años han constituido dos realidades distintas. Este es un factor clave en la diferenciación entre el gallego y portugués. El hecho de que Galicia y Portugal pertenezcan a realidades políticas diferentes ha sido crucial para que ambas lenguas se consideren distintas. Aquí no ha mediado un factor lingüístico sino un factor político.

Un elemento sólido e identitario del valenciano es sin duda la literatura que ha aportado. El siglo de oro valenciano fue desarrollado casi en exclusiva por autores valencianos. Y hay unanimidad entre los autores de la época en afirmar que escribían en lengua valenciana. El clásico valenciano autor de Tirant lo Blanch, Joanot Martorell dice “no solament de la lengua anglesa en portuguesa. Mes encara de portuguesa en vulgar valenciana”. Un poco más tarde el autor universal del Quijote también menciono el valenciano como lengua “la valenciana, graciosa lengua”. Por contra el catalán hasta 1900 se le consideró un dialecto del provençal y fue en 1959 cuando la Real Academia Española rectifico su definición de catalán.

La transformación que experimentó el catalán de dialecto a lengua supone la exteriorización de una nueva realidad: el nacionalismo. Fueron los catalanohablantes los que reivindicaron que su habla tuviera la calidad de lengua. Aquí entra a escena el factor social y cultural. La lengua la crean los usuarios de la misma. Los usuarios catalanes decidieron que el catalán ya no era dialecto. En el caso valenciano la mayoría de los valencianohablantes –un 64%- considera su lengua distinta a la catalana, de acuerdo con la encuesta del CIS de 2004. Respetemos, también, la voluntad de los valencianos.

El argumento estrella de los defensores de la unidad de la lengua es que catalán y valenciano son una misma lengua pero el valenciano es una variable, un dialecto. Por tanto habría unidad lingüística. Pero desde esta perspectiva y con los datos históricos y literarios que poseemos…no sería más correcto preguntarse ¿es el catalán un dialecto del valenciano? En todo caso las tesis unionistas no se sostienen porque valenciano y catalán mantienen muchas diferencias estructurales, fonéticas, morfológicas etc.

No existe por tanto unidad lingüística aunque es evidente que el catalán y valenciano son lenguas hermanas pertenecientes a un mismo sistema lingüístico pero no idéntico. Como pertenecen a un mismo sistema el gallego y el portugués pero ambas se las considera lenguas distintas.

La solución es hablar el valenciano de nuestros padres, mantener viva las formas valencianas aunque sean consideradas incultas en ciertos despachos e instancias bien remuneradas. Rechazar otras palabras “cultas” distintas a las valencianas. La lengua culta la construye el pueblo y no las academias.

____________________________________________________________________________

Espagne, combien de nations ?

Cécile Chambraud

LE MONDE | 07.03.06 | 14h01 • Mis à jour le 07.03.06 | 14h01

Le drapeau espagnol doit-il continuer de flotter sur la forteresse de Montjuich, qui surplombe Barcelone ? Les Catalans forment-ils une nation ou une nationalité ? Les Basques ont-ils un droit à l’autodétermination ? Le valencien est-il une variante du catalan ou bien une langue à part entière ? Les régions espagnoles auront-elles, toutes, la maîtrise de la moitié de l’impôt sur le revenu et de la TVA récoltés sur leur territoire ? La connaissance du catalan est-elle un devoir pour les citoyens vivant en Catalogne ?

Ces questions et mille autres, parfois byzantines, parfois sonnantes et trébuchantes, occupent, depuis plusieurs mois, presque entièrement le débat politique espagnol. Et parfois aussi la rue : le 18 février, une centaine de milliers de personnes ont ainsi défilé dans les rues de Barcelone en scandant : “Nous sommes une nation, nous avons le droit de décider.” Car, sous la pression, notamment, des nationalismes catalan et basque, qui ont connu une nouvelle impulsion ces dernières années, l’Espagne a entrepris, depuis un an, une révision complète de l’articulation de ses territoires et des règles qui régissent leurs relations avec l’Etat.

Le président du gouvernement, le socialiste José Luis Rodriguez Zapatero, a encouragé le mouvement vers ce qu’il appelle l’“Espagne plurielle”. L’éventualité de la fin du terrorisme au Pays basque et d’un débat sur l’avenir juridico-politique de cette région contribue à accentuer le caractère conflictuel de la question territoriale.

Pour un oeil français, accoutumé à la symétrie et à l’ordonnancement raisonné, l’Espagne plurielle, c’est déjà maintenant : l’“Espagne des autonomies”, telle que l’a inventée la Constitution de 1978, est l’assemblage de dix-sept régions et de deux villes autonomes (Ceuta et Melilla, enclavées au Maroc) – dirigées par des gouvernements et des Parlements régionaux – aux prérogatives différentes, aux degrés d’autonomie variés, aux quatre langues co-officielles, en plus du castillan. Ces collectivités se sont constituées volontairement dans la seconde moitié des années 1970, lors de la transition démocratique, après la mort de Franco. Chacune est régie par un statut, élaboré par ses élus puis ratifié par le Parlement espagnol. Ce sont ces statuts qu’il est aujourd’hui question de modifier, à l’initiative des régions concernées.

Une douzaine de régions, pour l’instant, sont demandeuses. L’une des premières à entreprendre la révision de son statut a été la Catalogne. Sa volonté était sur la table depuis que, en 2003, le parti nationaliste de centre droit Convergence et union (CiU), dont le chef de file, Jordi Pujol, dirigeait la région depuis 1980, a été supplanté par une coalition de gauche dirigée par le socialiste Pasqual Maragall. Le nationalisme de celui-ci ne le cède en rien à celui de CiU. Son alliance avec les indépendantistes d’Esquerra republicana de Catalunya (ERC) s’est fondée, justement, sur l’objectif de réformer l’Estatut de 1979, pour augmenter les compétences et les ressources propres de la Catalogne et pour renforcer son identité politique, à l’intérieur de l’Espagne comme à l’extérieur, notamment au sein de l’Union européenne.

Alors dans l’opposition, et prenant le contre-pied de l’orientation “espagnoliste” et centralisatrice du second mandat de José Maria Aznar, M. Zapatero, par une formule demeurée fameuse par sa témérité, s’était publiquement engagé, s’il emportait les élections, à “appuyer le projet que le Parlement catalan adopterait”. Le président du gouvernement est convaincu qu’une “nouvelle étape” décentralisatrice, allant dans le sens d’une Espagne plus fédérale, est la condition indispensable non seulement de sa stabilité et de sa gouvernabilité, mais aussi, tout simplement, de sa cohésion.

Après son arrivée au pouvoir, des mois de négociations entre les socialistes de Madrid et les élus catalans ont été nécessaires pour éliminer du projet adopté par le “Parlament” de Barcelone, en septembre 2005, les dispositions qui excédaient le plus manifestement les limites, volontairement floues, de la Constitution. Outre les finances (la Catalogne aura la maîtrise de 50 % de l’impôt sur le revenu et de la TVA perçus sur son territoire et de 58 % des taxes sur les alcools, les tabacs et les hydrocarbures), le point le plus litigieux, et le plus politiquement chargé, a consisté à savoir si la Catalogne pouvait, constitutionnellement, se définir comme une “nation”, sachant que la Constitution réserve ce terme à l’Espagne, même si elle mentionne l’existence, en son sein, de “nationalités”. Le Parlement espagnol ne s’est pas encore prononcé, mais l’accord trouvé entre le gouvernement et la majorité des partis catalans s’est fait contre l’opposition conservatrice du Parti populaire (PP), qui voit dans l’extension des pouvoirs catalans et la mention du mot “nation”, même assorti de restrictions, le début d’un “détricotage” de l’Espagne. A l’opposé du spectre politique, les indépendantistes d’ERC se demandent également si, pour des raisons inverses, ils ne se prononceront pas contre le compromis. Un référendum doit sanctionner le processus.

Quelques mois après sa victoire aux élections, M. Zapatero avait, en revanche, fait rejeter par sa majorité un projet de nouveau statut adopté par une courte majorité du Parlement basque. Ce texte, d’orientation souverainiste, illustrait le virage opéré ces dernières années par le Parti nationaliste basque (PNV), au pouvoir à Vitoria depuis 1980. Mais, si ce projet est enterré, le désir de réformer le statut de l’Euskadi demeure. Et le débat qui devrait s’instaurer dans le cas où l’ETA renoncerait à la violence devrait être encore plus porteur de tension avec l’opposition de droite.

La refonte du statut de la Galice pourrait être plus consensuelle. Les socialistes, qui ont, pour la première fois, conquis la présidence de cette région en 2005, souhaitent le faire en accord avec le Parti populaire. Mais le Bloc nationaliste galicien, allié minoritaire des socialistes, revendique lui aussi l’appellation de “nation”. Le PP n’est pas opposé par principe à l’élargissement des compétences des autonomies : il soutient les réformes engagées à Valence et en Andalousie, par exemple, et ses présidents de région regardent d’un oeil intéressé les nouveaux pouvoirs qui s’offrent à eux.

Cécile Chambraud, à Madrid

Article paru dans l’édition du 08.03.06

Anuncios

46 comments

      1. Defenent el valencià amb el castellà esteu condemnant a mort el valencià. Estudieu l’idioma que parlaven els nostres avantpassats abans de la massacre i l’expoli que ens feren els castellans. Sou incults, perquè la Història que s’estudia en totes les Universitats del món fa molts anys que no deixa lloc a maniobres polítiques ni pseudo-filològiques. Per què no questioneu les diferentes formes dialectals de l’idioma espanyol? El castellà del sud, andalús,murcià, canari,extremeny, p.ex. són prou diferents al de Castilla- León. Per això es va crear la Real Academia Española de la lengua, que en la actualidad admite muchas variedades y cada vez contiene más términos “pancastellanistes”. inclosos els registres de l’espanyol d’Amèrica, l’unica manera de que el castellà perdure, cosa que celebre i m’agrada.
        El català encara està més cohesionat que el castellà, doncs les diferències entre Català, Mallorquí,Valencià, la Franja, Catalunya Nord, l’Alguer i el Carxe són, en opinió dels experts autoritzats, menors que altres llengües romàniques, I això després de 300 anys de no oficialitat i en ocasions, de persecució.
        Els que defenseu la secesió lingüística esteu donant la puntilla al Valencià. Potser n’és el que voleu?

  1. Esto aclara muchas de las dudas que tenia. ¿ Entonces el Valenciano era lengua antes que el Catalan ? Mi profesora de Valenciano, nos mandaba leer libros de autores Catalanes ya que ella decía que el Valenciano no era mas que una variación del Catalán.

    1. Todo esto viene a cuento de que no actuamos los valencianos como debemos para defender las verdades irrefutables de nuestra genuina LENGUA VALENCIANA.

      Mientras actuemos defendiéndonos sólo, y no les ataquemos con la verdad únicamente, estaremos siempre a su cola

      Probemos a hacer lo que ellos no pueden, a ver qué les parece: Creo que, si una forma de hablar cualquiera, resulta que obtiene, sin pretenderlo, una literatura de una calidad tal, que alcanza la cima cultural, dando lugar a una llamada “EDAD DE ORO” durante los siglos XIV al XVI. Ese habla, calificada LENGUA no ya por sus literatos CLÁSICOS, sino también por el pueblo del REINO DE VALENCIA que la habla, y de la cual sus hoy detractotres interesados se ‘alletaban’ para poder expresarse con más claridad, dada la incompetencia que reconocían al habla que ellos empleaban y que constataban como dialecto del lemosín, –comprobar si hay duda, la famosa oda del poeta catalán Carlos Aribau titulada PATRIA y veréis que por cinco veces que refiere su habla, la deriva LEMOSINA… para nada ‘catalana’, pero ver que sea la obra original… porque por esa causa, cuando la reproducen, encima de poner la horrorosa preposición ‘amb’, que él no emplea, cambian como es su norma las derivaciones de ‘lemosin’ por las de ‘catalán’–. Esa lengua, PRIMERA LENGUA ROMÁNICA que alcanzó semejante honor literario como es el SIGLO DE ORO, ¿cómo va a ser un dialecto… y nada menos que un habla dialectal de la lengua lemosina? ¿No será más lógico y natural, que esa habla dialecto del lemosín, aprendíera en unos tiempos de franca incultura lo que podía, de una lengua muy superior a esa habla, como era su ‘madre’ conocida en toda Europa como LENGUA VALENCIANA?

      Te diría mucho más, pero se hace pesado para vosotros.

      Los enseñantes, que no profesores, sino no dirían esas barbaridades, hacen, para poder comer a diario, lo que les ordenan intereses catalaneros.

      Lo siento, pero tu lengua valenciana, te repito: es la primera lengua románica que alcanzó la Edad de Oro, lo que el habla catalana aún no ha tenido… y eso les repatea el alma.

      Entérate con libros de la REAL ACADEMIA DE CULTURA VALENCIANA, en calle Avellanas, 26 de VALENCIA Cap i Casal.
      Artur.

      1. Es admirable que todavia halla gente como tu que se enfrente, con pruebas en la mano, a las teorias “oficiales”.
        La pasta es la pasta y hay muchos, como dices tu, “enseñantes” que al final de mes tienen que pagar sus recibos y comer, y aunque no es respetuosa con la verdad y con nuestra cultura, esta postura es entendible.
        Al final somos muchos los Valencianas que la compartimos, pero a diferencia de los que intentan colonizarnos, culturalmente hablando”, nosotros somos, como se sabe, unos “mesinfots”.
        Una pena

      1. No se puede hacer caso a los científicos comprados y pagados por la tergiversación catalana. Tampoco se puede cambiar la verdadera historia sembrando embajadas por diversos países para promocionar el fraude y la mentira catalana. Jamás nadie gastó tantos millones en defender la manipulación de la verdadera historia y de las lenguas. Un mísero territorio no pudo exportar su dialecto a dos reinos como Mallorca y Valencia.

    2. El catalán, lo es oficialmente desde 1906, cuando el señor Prat de la Riba proclamó aquello de : digam-li català… y así comenzó todo el asunto. Antes le llamaban ‘llemosí’, lo que era. Consulta la oda ‘La Patria’ de Aribau, verás lo que dice y redice el conocido Padre de la Renaixença catalana… por cierto 100 años posterior a la Renaixença valenciana.

  2. Gracias por escribir en español, así cerca de 400 millones de hispanohablantes se podrán enterar, incluyendo a todo nuestro país, en vez de limitarse a 3 regiones españolas que hablan unas lenguas parecidas.
    Nunca entendí por qué un buen dia, la lengua que han hablado siempre mis abuelos, sin que nadie se lo prohibiera nunca, pasara a llamarse de un dia para otro catalán. Y tampoco entendí por qué en el instituto, se empeñaron en enseñarme el valenciano, de un modo tan diverso al que se hablaba en mi casa. A mi me dió por salir de España y aprender 3 idiomas más, y también me dió por no querer aprender ese valenciano que no se parecia mucho al que yo hablaba. Pero nunca dejé de sentirme valenciana y española, y de otras muchas razas que seguramente se mezclaron con mis ancestros en ese litoral levantino, y que tan poco tiene que ver con sus vecinos del norte, una extraña raza de usureros acomplejados.

  3. Pingback: Anónimo
  4. Es divertido cómo os basáis para defender el secesionismo lingüístico en el caso político de otra lengua como es el del gallego con el portugués… ningún romanista de otro país considera el gallego una lengua independiente, sólo lo hacen los españoles porque conviene 🙂
    El rigor filológico de la RACV es risible, por cierto… han estudiado filología en la sede del PP.
    Y, como siempre, defendéis el valenciano escribiendo en castellano, como todos los que defienden la singularidad de la lengua valenciana. Sin usarla vais a tener una lengua muy diferente y muy única, pero más muerta que el sumerio.

    1. Perdone vosté, pero ara me dirà que a tota el àrea “catalanolingüística” es parla de la mateixa manera, perque es un poc extrany trobar “blocs dialectals” o “subdialectes” als llibres de text de les escoles i dels instituts seguent que això no passa a altres llenguengues romanç i que la diferenciació d’un bloc a un altre es increíble. Jo soles demane que fiquen a parlar un suecà o un cullerot i un gironí, a vore si s’antenen quan parlen perque als meus pares els costa una barbaritat que no té nom entendre a catalans. No es que estiga en contra de la unitat de la llengua, es que no existeix eixa unitat, de la mateixa manera que no existeix unitat entre el francés i el franco-povença o el napolità i el veneciá. I, sobretot, existeixen documents, en mans extrangeres, que acrediten el valencià com a llengua independent (un valencià arcaïc, es cert, però un valencià) i també es cert que el catalá fins fa res era un dialecte de l’occità i que no puc entendre als mallorquins, de la mateixa manera que no puc entendre el galelo. Però, inclús per damunt d’açò, els requisits que s’estableixen per a que un dialecte passe a llengua son complits per el valencià (I compte, no un dialecte del català, sino del llatí vulgar).

      1. Tens tota la rao.

        Lo que passa es que aci n’hi han gent prou curts que pensen que es la mateixa llengua perque ells entenen el barceloni.

        Entendre atra llengua romanç despres de 30 anys i un riu de millons d’euros per a adoctrinar (profesors, politics, comunicadors, universitats, música, televisiones, coleges, institut, llibres, radio) asoles demostra que no se es retrassat mental.

        Si hagueren invertit la mitat en valenicà i l’atra mitat en angles parlaríem angles de pm i tindriem atre sigle d’Or de lliteratura valenciana.

    2. Por lo visto, ignoras que hay ‘secesionismo’ de lo que sea, cuando ese ‘lo que sea’ haya estado en algún momento de su vida ‘unido’ a otro y así cuando uno se separe habrá ‘secesión’. Pero, y a menos de que esa ‘unión’ a la que debes de referirte cuando hablas de secesión, se refiera a cuando esa primorosa LENGUA VALENCIANA –eso no se lo puedes añadir al llamado desde 1906 ‘catalán’, supongo–, estaba junto al ‘lemosín’ en el seno de la mamá latina y que dieron en llamar ‘catalán’ cuando el Sr. Prat de la Riba lo propuso ¿recuerdas?… era 1906, el tiempo que duraron las lenguas conocidas como ‘romances’ las ‘salidas’ del seno de “mámá latina lingua”. Si es así, pase tu afirmación, pero que te conste que, mi primorosa lengua valenciana fue por un camino muy diferente de tu lemosín, por causa de la cultura del Reino de Valencia, y le sirvió para enseñar a la que llamarías ‘catalán’ en honor a la verdad por el simple hecho de hablarlo en tu país catalán y si lo dudas, pregúntaselo a al Señor Aribau a través de su tan popular y en verdad hermosa oda ‘LA PATRIA’, en ella, él te contestará y te enseñará mucho de lo que te hace falta. Podría enseñarte ahora muchos más detalles que te demostrarían las falsedades que, muy vitalmente, os enseñan desde el colegio los ‘enseñantes’ de nuevo cuño… que, claro, han de comer y les hacen pasar por el aro a algunos, los que no tragan se van a otro sitio, si pueden, claro.

  5. Què bonica és la ignorància! El valencià i el català són la mateixa llengua. És un realitat que coneixem tots els valencians, excepte els que són una miqueta ignorants o simplement tenen un despreciable auto-odi cap a València.

    1. Després esteu també els valencians que refugeu lo vostre per lo català.. clar que son la mateixa llengua el valencià i català, el català es valencià i mai al contrari

    2. Es dir que subplantar la llengua valenciana per la catalana no es auto odi…es cultura.

      ¿Se pot ser mes incoherent i snob?

      En Espanya mai s’ha parlat arap, sempre romanç. Adepren historia més allá de la porquería mediocre que ensenyen en Espanya.

  6. Resulta curiós i molt significatiu que es defense una suposada “llengua valenciana” en castellà. A més no sé si haveu caigut en el compte que esteu a favor de reconéixer que el lleidatà i el tortosí pertanyan al mateix grup lingüístic que el valencià, cosa que abans no vau fer. Noms a banda, és evident que sí. Parlen de la branca occidental del català que alguns filòlegs proposen anomenar “valencià” ja que la ciutat de València va ser hegemònica dins de tot l’àmbit lingüístic en el segle XV, durant el Segle d’Or. A mi em sembla molt bé, fins i tot que el nom oficial de la llengua siga català-valencià, ja que els valencians hem donat el nom de valenciana a la nostra llengua des de finals de l’Edat Mitjana. Això sense negar el que és evident: solament hiha una llengua que té diverses variants. Sobre el cas que ens ocupa, a la Comunitat Valenciana el nom que fem servir és valencià, mentre que a la zona ponetina i meridional de Catalunya en diuen català junt a lleidatà i tortosí. Conec la zona i hi tinc amics. Andorra i la Franja de Ponent d’Aragó estan en el mateix cas.

    Siga com siga, l’important és parlar valencià sempre i en qualsevol situació. És l’única manera de defendre la llengua, parlant-la. El perill no està en el nord, sinó en l’oest i dins, els valencians renegat que parlen en castellà. El problema i amenaça del valencià és el castellà. Això és evident.

    PD. M’ha fet molta gràcia el comentari de que a Espanya mai no s’ha parlar àrab, sinó romanç. És pura ignorància. Precisament el Segle d’Or Andalusí – en àrab- va donar-se en el segle XII aen la Xàrquia, és a dir, a València. Poetes en àrab eren Al-Russafí – de Russafa – i Aben-al- Abbar – de València-. Conec personalment a qui va traduir els seues poemes – en àrab, com és evident – al valencià. Eren gran poetas valencians en àrab.

    Jo crec que els valencianistes hauríem d’estar units i no pelear.nos entre nosaltres. El risc és l pèrdua de la nostra llengua i la seua substitució pel castellà.

    Pep Gomis

  7. Els valencians ensenyamrem a parlar als catalans, abans de la reconquesta el catalans es comunicaven a grunyits, i va ser quan arrivaren a València quan aprengueren a parlar, es així, no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s