imprenta

El eslabón perdido


“Los valencianos hablamos catalán porque el Reino de Valencia fue repoblado por catalanes”. Bajo ésta falsa afirmación Cataluña ha ocultado, modificado y destruido  documentos con el fín de ocultar sus carencias históricas y engranar y poner en marcha su ingente y costosa maquinaria nacionalista. Partiendo de la base que los valencianos hablamos catalán desde el siglo XIII, todos nuestros escritores, toda nuestra cultura, todas nuestras tradiciones, toda nuestra gastronomía se la pueden atribuir como suya para así ocultar sus carencias culturales siglos atrás.

No hay que olvidar que el catalán nace como idioma oficialmente a finales del siglo XIX, de manos del químico Pompeu Fabra quien, usando como base el dialecto barceloní creó un idioma de laboratorio que se ha hecho hueco en nuestros días gracias al incipiente poder político y económico que desde el Siglo XIX ha conseguido Cataluña gracias a la revolución industrial.

Cabe señalar que uno de los escritores mas insignes y vanagloriados por el nacionalismo catalán no se llamaba realmente Ramón Llull, nombre con el que el nacionalismo catalán ha pretendido catalanizar a ese clérigo, sino Raimundo Lulio, con otra curiosa salvedad, realmente no era catalán, sino mallorquín.

Tal es el absurdo reinante entre los nacionalistas catalanes que es frecuente encontar por internet entradas tan curiosas como ésta: “Ramón Llull o Raimón Llull, tambien llamado Raimundo Lulio (españolización de su nombre en catalán)”.

La avaricia nacionalista catalanista ha provocado uno de los capítulos mas bochornosos en los archivos de la Corona de Aragón, ubicados en Cataluña. Ella ha sido testigo de una de las falsificaciones mas bochornosas que un catalán ha hecho sobre un libro en el cual se anotaban todos los asentamientos de gente de otras regiones en el Reino de Valencia tras la RECONQUISTA, el Llibre del Repartiment. Ese infame falsificador se llamaba Prospero de Bofarull y modificó y tachó asientos de familias de otras regiones que se asentaron en el Reino de Valencia con el único objetivo que los repobladores catalanes fueran mayoría respecto a otros venidos de Aragón, Navarra y Castilla.

Para terminar con ésta apreciación a manera de introducción, cabe señalar que Cataluña no existía como tal en el momento de la Repoblación, por lo tanto, las pocas personas del norte que se alojaron en el Reino de Valencia, ni eran catalanes ni podrían hablar el catalán, por una cuestión obvia.

Lo que ahora es Cataluña era por aquellos tiempos unos territorios sesgados, divididos mayoritariamente por condados y pertenecientes a distintos reinos, como al francés o aragonés, con una franja o tierra de nadie llamada Marca Hispanica. Esa gente, si hablaba en aquel entonces algúna lengua o dialecto diferente al latín o bajo latín, ese no era otro que el PROVENZAL.

EL ESLABÓN PERDIDO

La aportación de la colonización árabe en el Reino de Valencia fue generadora de riqueza y prosperidad durante siglos. Muchas de las tradiciones, costumbres y gastronomía actuales tienen su origen en la próspera colonización árabe. Todo ello provocó que ya por el año 1050, casi 200  años antes de la Reconquista, el Reino de Valencia fuese uno de los focos de cultura y comercio mas importantes de todo el Mediterraneo. A raiz de éste comercio incesante con diversas culturas, entre ellas la China, se construyó en el año 1056 la que fue la primera fábrica de papel no sólo de la península sino de toda Europa en Xàtiva (Valencia). Apenas 100 años después, en el Reino de Valencia se producía  un papel tan exquisito que exportaba a todo el mundo. En 1154, el geógrafo árabe Al-Idrîsî declaró sobre Játiva: “Se fabrica en ella un papel del que no se encuentra parangón en el mundo y que se conoce en Oriente y Occidente”.

Los ingleses eran unos de los comerciantes mas frecuentes en el Reino en busca del preciado papel, y  fue tal la influencia que éste tuvo sobre la cultura inglesa que éstos adoptaron para su idioma el nombre que se le daba a dicho objeto en el Reino de Valencia, “paper”.

Por lo tanto y sin temor a equivocarnos, podemos afirmar que la palabra inglesa “paper” viene de la palabra valenciana “paper” y lo que es mas importante, con una diferencia de casi 200 años antes de la Reconquista cristiana, lo que demuestra que en el Reino de Valencia se hablaba valenciano como mínimo 200 años antes de de la Reconquista, desmontando con ello las absurdas y manipuladas teorías catalanistas que un puñado de hombres de un territorio aún no llamado Cataluña repoblaron y enseñaron a hablar  a 150000 valencianos un idioma que no existía todavía.

La Repoblación del Reino de Valencia.

La primera fábrica de papel de Europa estuvo en Valencia.

Anuncios