Naranjas

LAS FRUTAS ESPAÑOLAS SE PLANTAN


La Asociación de Frutas españolas ha manifestado hoy, de mano de su Presidenta Doña Naranja que desde hoy se plantan respecto a la campaña de todos los españoles “Je suis la France” y presentan un nuevo slogan “France nous brûle, je ne suis pas France”.

“Hemos permanecido en silencio durante un tiempo prudencial, el necesario para guardar luto a las víctimas inocentes. Comprendemos que ante un atentado de tales características la sociedad europeamelocotones-web-300x400 reaccione de la manera que lo hizo, eso los honra. Creemos que pasado un tiempo prudencial estamos en condiciones de lanzar la campaña por el apoyo de las frutas y verduras españolas, campaña que se lanzará con el nombre “France nous brule, Je ne suis pas France” (Francia nos quema, yo no soy Francia) y tendrá una duración de 3 meses.

En dicha campaña pretendemos conseguir la solidaridad y el apoyo de todos los españoles, a través de las redes sociales, tanto Twitter como Facebook, y para ello pedimos que todos los españoles cambien la foto de su perfil por una foto de cualquiera de nuestros hermanos las frutas o de cualquier familiar las verduras.

Nuestros hermanos las naranjas, melocotones, peras, manzanas, kiwis, caquis y así como todo tipo de verduras han sido sometidos a todo tipo de torturas y vejaciones desde hace décadas, llegando incluso a perecer muchos de ellos en la hoguera, siendo quemados vivos, algo que consideramos una muerte muy cruel para ellas. No queremos que ésta situación se vuelva a repetir, ante ésta situación muchos padres frutales tienen miedo de traer a la vida a sus hijos para que éstos acaben muriendo en la frontera francesa en manos de los agricultores franceses. Ello ha provocado un descenso en el nacimiento de nuestros hermanos, llegando incluso a estar en peligro de extinción algunas especies.

Consumo-frutas-y-hortalizas

Consideramos que llegó el momento de apoyar lo nuestro, con contundencia, sin demagogia. Si desgraciadamente en un futuro los franceses vuelven a parar y a tumbar los camiones que transportan a nuestros hermanos y familiares a otros lugares del mundo y provocan un nuevo genocidio con nuestros hermanos, estamos seguros que ningún país de Europa se solidarizará con nosotros colocando banderas en sus perfiles con el título en español “Yo también soy una naranja”, “Yo también soy un limón” o “Yo también soy una hortaliza”.

Debemos de aprender a defender lo nuestro, de ello dependen nuestros hijos, de ello depende nuestro futuro, nuestra economía. No podemos pasarnos el resto de nuestra vida criticando todo lo nuestro y bendiciendo todo lo ajeno, precisamente porque el resto del mundo hace totalmente lo contrario, defender lo suyo y atacar lo nuestro. No podemos ser más papistas que el Papa”.

CamionesQuema

Centenares de miles de unidades de fruta y verdura fueron masacradas en pasado año en manos de agricultores franceses.

De ésta manera tan contundente finalizó la conferencia el Presidente de la Asociación de Frutas Españolas, Doña Naranja bajo el aplauso emocionado del resto de participantes, entre los cuales se encontraba una nutrida representación de los limones, peras, mandarinas, manzanas incluso de verduras desplazadas desde Murcia para la ocasión.

 

 

El acto finalizó con un minuto de silencio por la muerte de los millones de frutas y verduras en la frontera francesa.

Valencians7

La cervecería perdida


MANUEL PERIS 09/06/2009

Estoy fuera de la ciudad cuando me llega la noticia de que ha muerto Constante Gil (Taragoña, La Coruña, 1926), pintor y creador del agua de Valencia en la antigua cervecería Madrid. Y la tristeza por su desaparición se confunde con una vaga melancolía. La cerve fue el auténtico café de la juventud perdida para muchas generaciones de valencianos. También para la mía.

Constante y su hermano José Luis hicieron del Madrid, un verdadero café, lugar de debate, espacio de quimeras y territorio de seducción. Nunca olvidaré la primera noche que entré en la sala llena de cuadros, ni el tacto de la madera de la barra mil veces lustrada por la bayeta húmeda. El humo se elevaba hacia una pequeña estancia con dos ventanas a modo de palco sobre el café. Tino, el hijo de Constante, todavía era un crío y su padre aún no había ampliado el altillo para que tocara jazz al piano. Eso vino más tarde.

En la cerve de mi juventud perdida no había música. No había más sonido que el de la conversación y si ésta no subía de tono, el tintineo de la cucharilla de José Luis agitando la jarra de agua de Valencia. Un brebaje que, francamente, a mí nunca me entusiasmó. Lo cual no tenía la más mínima importancia, porque el elemento más sustancial de aquel espacio no era líquido, porque era la materia de la que estaban hechos los sueños: la palabra. Y la palabra eran personas: Susi Sevas, Julito y Uiso Alemany; Tomás March, Salomé, el Persa, Castillo, Peiró Roggen y el Conde; Josemi Arnal, José Luis Falcó y Ferran Cremades; Ana, Gomito, Salva Llácer y Marcuset; Enric, Gemma, Gloria y Merceditas; Pedro Benavides, Pepe Rodrigo y el Morenet; Paca Conesa, Mari Carmen, Aurorita, el Tete y el Pipa… pero sobre todo estaban Vicente Fuenmayor, Manolo y el sereno. Vicente Fuenmayor es un pintor reconocido al que Constante retrató muchas veces. Manolo era un señor mayor, con sitio fijo en la barra, que sólo bebía cerveza, que vestía de beige y a quien llamábamos el jodido porque siempre estaba muy serio. El sereno siempre venía al momento del cierre y junto a Manolo y Vicente Fuenmayor, fue el personaje más repetido de los cuadros de Constante, escenas del café que recogían el ambiente de las tertulias. En muchos de ellos, a modo de lo que luego supe que era el gabinete de un coleccionista, aparecían de fondo, repitiéndose, otros cuadros del café.

Con el cambio de siglo la cervecería Madrid se esfumó. En el mismo lugar hay un local que lleva su nombre, pero que nada tiene que ver con él. Los cuadros, el artesonado, las viejas paredes y dos murales de Uiso Alemany desaparecieron para ser sustituidos por una decoración de falso antiguo. La pátina del tiempo fue borrada por la ignorancia provinciana de los especuladores. Una práctica muy acusada en Valencia, pero no solamente local. La estupidez humana no conoce fronteras. En el café de la juventud perdida, la última obra de Patrick Modiano, el escritor parisino nos habla de un café ya desaparecido Le Condé. En su lugar, a un par de pasos del Odeon, han puesto una tienda de bolsos de lujo de las que tanto abundan en este Saint-Germain-des-Prés (à porter) en que se ha convertido el viejo barrio de Boris Vian.

A mitad del camino de la verdadera vida, estamos rodeados de una oscura melancolía, que se expresa con palabras burlonas y tristes, en el café de la juventud perdida. Lo dice Guy Debord, el padre de la filosofía situacionista del 68, en una cita con la que Modiano abre su última obra. Constante Gil se ha ido y yo he vuelto a la vieja cervecería Madrid, a un tiempo en que la juventud era más fuerte que todo y todo era posible.

Fuente: ElPais.es

RECETA E HISTORIA DEL AGUA DE VALENCIA

Según nos cuenta la escritora María Ángeles Arazo en su libro Valencia noche (Plaza&Janes, Barcelona 1978), en aquella época frecuentaban la cervecería un grupo de viajantes vascos que solían pedir “Agua de Bilbao”, refiriéndose al mejor espumoso de la casa. Hastiados de pedir siempre lo mismo retaron al propietario a ofrecerles algo novedoso y este les propuso beber el “Agua de Valencia”. Ellos accedieron a probar el cóctel que Gil preparó en aquel momento y ya no dejaron de tomarlo en sus posteriores visitas.

Durante una década la bebida fue conocida sólo por un pequeño grupo de clientes y no fue hasta la década de 1970 cuando comenzó a conocerse en la noche valenciana. Desde entonces, se ha convertido en una bebida bastante popular.

Constante Gil dejó la cervecería en el año 2000. A partir de entonces se dedicó exclusivamente a pintar cuadros, actividad que inició en su juventud en Taragoña (Coruña) y que le llevó a trasladarse a Valencia; su serie “Tertulias de café” retrata a los clientes del café alrededor del “Agua de Valencia”, el “Rocafull” y otros cócteles autóctonos.

Constante falleció el 7 de junio de 2009 rodeado de sus obras y de su familia; los medios de comunicación le despidieron reconociendo su aportación y difundiendo la autoría del legado valenciano hoy conocido en todo el mundo.

 

INGREDIENTES

DE 8 A 12 NARANJAS (Han de salir unos 3 vasos llenos de zumo, minimo)
MEDIA BOTELLA DE CAVA(Que no sea del seco a ser posible brut o semi)
UN VASO LLENO DE RON , GINEBRA Y COINTREAU (Mezclado proporcionalmente, es decir un tercio del vaso de cada. )
10 CUCHARADITAS DE AZUCAR
HIELO MundoRecetas.com

Instrucciones:
En una jarra de litro y medio pondremos la media botella de Cava y el vaso con la mezcla de Ginebra, Ron y Cointreau (siempre se usara alcohol blanco pudiendo cambiar la ginebra por Vodka), le añadiremos el zumo de naranja, recien exprimido( no de brick) hasta completar la jarra (que viene a ser como unos tres vasos o poco mas) y le pondremos el azucar. Se mezcla bien y se añade bastante hielo. MundoRecetas.com

Fuente: JARRA DE LITRO Y MEDIO