valenciano

Le Monde sostiene que el idioma valenciano se habla en Lleida, Andorra y parte de Aragón


“Le Monde” sostiene que el valenciano se habla en Lérida, Andorra y parte de Aragón.

Un estudio sobre los nacionalismos en España rebate las tesis tradicionales del catalanismo

VALENCIA.- El diario francés “Le Monde” se ha acercado al fenómeno del nacionalismo en España con un insospechado análisis que rebate las tesis tradicionales del catalanismo, y que desmonta algunos de los preceptos habitualmente empleados en la defensa de la preeminencia de la denominación del catalán sobre el valenciano, rompiendo así con la corriente de pensamiento único que rodeaba a esta cuestión.
En un artículo de Cécile Chambraud, corresponsal en Madrid del diario francés, la periodista se preguntaba si el valenciano “¿es una variante del catalán o bien una lengua de por sí?”. Una pregunta a la que responde en el propio artículo al darle carta de naturaleza como lengua cooficial en España en un mapa identificativo

El reportaje, titulado ¿Cuántas naciones tiene España?, pretende ser una aproximación al “aumento del nacionalismo y “la discusión de los Estatutos catalán y vasco”.

Pero con todo, el aspecto más sorprendente del artículo es el referido a la presencia del valenciano como idioma propio y diferenciado en el contexto estatal. Rompiendo con el tradicional tratamiento que se ha dado en los medios extranjeros a la lengua de Ausiàs March y Joanot Martorell, la periodista de “Le Monde” y el diario optan por llamar valenciano a lo que en las clases de Filología de la universidad de valencia se denominaría “catalán occidental”.
De este modo, “Le Monde” dice que el valenciano se extiende desde Andorra hasta el norte de Murcia, e incluye parte de Aragón y de las provincias catalanas de Lérida y Tarragona. En virtud de esta nomenclatura, en el mapa de las lenguas cooficiales de España, además del gallego, euskera y catalán, se reconoce al valenciano como lengua propia y se defiende su campo de extensión por toda la franja occidental de la zona bilingüe de la antigua Corona de Aragón. Así, el rotativo galo circunscribe lo que denomina catalán sólo a la parte oriental de Cataluña y Baleares.

Fuente: Article publié par Cécile Chambraudle, le 08 Mars 2006. Le Monde.

“El Mundo” edición valencia 2-4-2006.

Todo esto ya fue adelantado por nuevacorriente en su artículo “¿Valenciano o catalán?” del mes de noviembre, el cual trascribimos de nuevo. Un análisis en profundidad y objetivo sobre las diferencias y similitudes del catalán y valenciano.

¿Es el valenciano una lengua o un dialecto? Esta es la pregunta que ha ocasionado y ocasiona el llamado conflicto lingüístico que existe en Valencia. La polémica comenzó en el siglo XIX y se recrudeció con la transición democrática de finales del siglo XX. Hoy el conflicto perdura, aunque no con la intensidad que lo hacia en la década de los 80.

El caso valenciano-catalán no es el único que plantea problemas. Existe en Europa casos similares como el flamenco. Sin ir tan lejos, en España tenemos el ejemplo de la lengua gallega y portuguesa que nos puede ayudar en nuestro caso. ¿Es el gallego una lengua o un dialecto del portugués?

Para intentar desvelar el problema es necesario hacer una referencia a la terminología. Qué se entiende por dialecto, por lengua, por normalización, por lingüística…El hecho de que un pueblo se exprese en un determinada forma de hablar indica que existe una lengua. Pero ¿la lengua es igual o idéntica a la lingüística o esta es simplemente un factor o pilar que fundamenta la existencia de una lengua?. ¿Para la configuración de una lengua hay que tener en cuenta otros factores como el histórico, el social o el literario o basta únicamente con el factor lingüístico?

Desde un punto de vista de los defensores de la “unitat de la llengua” solo hay que acudir a parámetros estrictamente lingüísticos uniendo el concepto de lengua con el concepto de lingüística. Esta se encarga de la gramática que conforma una lengua. No se tiene en cuenta en absoluto otros parámetros. Sin embargo esta postura es rebatida por otros lingüistas europeos. Pryde J.B afirma “son numerosos los criterios para demarcar los límites entre lenguas o entre dialectos”. Es decir “las diferencias entre las lenguas y los dialectos estrechamente relacionados, son en su mayor parte, políticas, culturales, más que lingüísticas” como dice Lyons, John. Esta parece ser la corriente mayoritaria entre los lingüistas.

Analicemos pues los otros factores que configuran la existencia de una lengua. En primer lugar el histórico. En la península Ibérica durante la dominación árabe se consolidaron los dialectos de la lengua latina. En el lado occidental el gallego, en el central el castellano, y en el oriental el valenciano. La tesis catalanista de que el catalán fue llevado a Valencia y Mallorca con el rey Jaime I ha demostrado ser errónea.

El árabe Ibn Sida que murió en Denia en 1066 se disculpaba de los errores cometidos en su obra ya que estaba rodeado “de personas que hablaban romance”. Antes de la llegada del Conquistador ya se hablaba una lengua romance que posteriormente se llamara valenciano. Por otro lado y de acuerdo con las fuentes históricas la repoblación cristiana apenas supero el 3% siendo imposible que esa pequeña población de repobladores impusiera una lengua y más cuando se encontraban divididos en aragoneses, catalanes y franceses.

Valencia nunca ha estado unida políticamente a Cataluña. El Reino de Valencia se regía por sus propios fueros diferentes de los otros territorios de la Corona de Aragón. Por tanto desde un punto de vista político e institucional Valencia y Cataluña desde hace 700 años han constituido dos realidades distintas. Este es un factor clave en la diferenciación entre el gallego y portugués. El hecho de que Galicia y Portugal pertenezcan a realidades políticas diferentes ha sido crucial para que ambas lenguas se consideren distintas. Aquí no ha mediado un factor lingüístico sino un factor político.

Un elemento sólido e identitario del valenciano es sin duda la literatura que ha aportado. El siglo de oro valenciano fue desarrollado casi en exclusiva por autores valencianos. Y hay unanimidad entre los autores de la época en afirmar que escribían en lengua valenciana. El clásico valenciano autor de Tirant lo Blanch, Joanot Martorell dice “no solament de la lengua anglesa en portuguesa. Mes encara de portuguesa en vulgar valenciana”. Un poco más tarde el autor universal del Quijote también menciono el valenciano como lengua “la valenciana, graciosa lengua”. Por contra el catalán hasta 1900 se le consideró un dialecto del provençal y fue en 1959 cuando la Real Academia Española rectifico su definición de catalán.

La transformación que experimentó el catalán de dialecto a lengua supone la exteriorización de una nueva realidad: el nacionalismo. Fueron los catalanohablantes los que reivindicaron que su habla tuviera la calidad de lengua. Aquí entra a escena el factor social y cultural. La lengua la crean los usuarios de la misma. Los usuarios catalanes decidieron que el catalán ya no era dialecto. En el caso valenciano la mayoría de los valencianohablantes –un 64%- considera su lengua distinta a la catalana, de acuerdo con la encuesta del CIS de 2004. Respetemos, también, la voluntad de los valencianos.

El argumento estrella de los defensores de la unidad de la lengua es que catalán y valenciano son una misma lengua pero el valenciano es una variable, un dialecto. Por tanto habría unidad lingüística. Pero desde esta perspectiva y con los datos históricos y literarios que poseemos…no sería más correcto preguntarse ¿es el catalán un dialecto del valenciano? En todo caso las tesis unionistas no se sostienen porque valenciano y catalán mantienen muchas diferencias estructurales, fonéticas, morfológicas etc.

No existe por tanto unidad lingüística aunque es evidente que el catalán y valenciano son lenguas hermanas pertenecientes a un mismo sistema lingüístico pero no idéntico. Como pertenecen a un mismo sistema el gallego y el portugués pero ambas se las considera lenguas distintas.

La solución es hablar el valenciano de nuestros padres, mantener viva las formas valencianas aunque sean consideradas incultas en ciertos despachos e instancias bien remuneradas. Rechazar otras palabras “cultas” distintas a las valencianas. La lengua culta la construye el pueblo y no las academias.

____________________________________________________________________________

Espagne, combien de nations ?

Cécile Chambraud

LE MONDE | 07.03.06 | 14h01 • Mis à jour le 07.03.06 | 14h01

Le drapeau espagnol doit-il continuer de flotter sur la forteresse de Montjuich, qui surplombe Barcelone ? Les Catalans forment-ils une nation ou une nationalité ? Les Basques ont-ils un droit à l’autodétermination ? Le valencien est-il une variante du catalan ou bien une langue à part entière ? Les régions espagnoles auront-elles, toutes, la maîtrise de la moitié de l’impôt sur le revenu et de la TVA récoltés sur leur territoire ? La connaissance du catalan est-elle un devoir pour les citoyens vivant en Catalogne ?

Ces questions et mille autres, parfois byzantines, parfois sonnantes et trébuchantes, occupent, depuis plusieurs mois, presque entièrement le débat politique espagnol. Et parfois aussi la rue : le 18 février, une centaine de milliers de personnes ont ainsi défilé dans les rues de Barcelone en scandant : “Nous sommes une nation, nous avons le droit de décider.” Car, sous la pression, notamment, des nationalismes catalan et basque, qui ont connu une nouvelle impulsion ces dernières années, l’Espagne a entrepris, depuis un an, une révision complète de l’articulation de ses territoires et des règles qui régissent leurs relations avec l’Etat.

Le président du gouvernement, le socialiste José Luis Rodriguez Zapatero, a encouragé le mouvement vers ce qu’il appelle l’“Espagne plurielle”. L’éventualité de la fin du terrorisme au Pays basque et d’un débat sur l’avenir juridico-politique de cette région contribue à accentuer le caractère conflictuel de la question territoriale.

Pour un oeil français, accoutumé à la symétrie et à l’ordonnancement raisonné, l’Espagne plurielle, c’est déjà maintenant : l’“Espagne des autonomies”, telle que l’a inventée la Constitution de 1978, est l’assemblage de dix-sept régions et de deux villes autonomes (Ceuta et Melilla, enclavées au Maroc) – dirigées par des gouvernements et des Parlements régionaux – aux prérogatives différentes, aux degrés d’autonomie variés, aux quatre langues co-officielles, en plus du castillan. Ces collectivités se sont constituées volontairement dans la seconde moitié des années 1970, lors de la transition démocratique, après la mort de Franco. Chacune est régie par un statut, élaboré par ses élus puis ratifié par le Parlement espagnol. Ce sont ces statuts qu’il est aujourd’hui question de modifier, à l’initiative des régions concernées.

Une douzaine de régions, pour l’instant, sont demandeuses. L’une des premières à entreprendre la révision de son statut a été la Catalogne. Sa volonté était sur la table depuis que, en 2003, le parti nationaliste de centre droit Convergence et union (CiU), dont le chef de file, Jordi Pujol, dirigeait la région depuis 1980, a été supplanté par une coalition de gauche dirigée par le socialiste Pasqual Maragall. Le nationalisme de celui-ci ne le cède en rien à celui de CiU. Son alliance avec les indépendantistes d’Esquerra republicana de Catalunya (ERC) s’est fondée, justement, sur l’objectif de réformer l’Estatut de 1979, pour augmenter les compétences et les ressources propres de la Catalogne et pour renforcer son identité politique, à l’intérieur de l’Espagne comme à l’extérieur, notamment au sein de l’Union européenne.

Alors dans l’opposition, et prenant le contre-pied de l’orientation “espagnoliste” et centralisatrice du second mandat de José Maria Aznar, M. Zapatero, par une formule demeurée fameuse par sa témérité, s’était publiquement engagé, s’il emportait les élections, à “appuyer le projet que le Parlement catalan adopterait”. Le président du gouvernement est convaincu qu’une “nouvelle étape” décentralisatrice, allant dans le sens d’une Espagne plus fédérale, est la condition indispensable non seulement de sa stabilité et de sa gouvernabilité, mais aussi, tout simplement, de sa cohésion.

Après son arrivée au pouvoir, des mois de négociations entre les socialistes de Madrid et les élus catalans ont été nécessaires pour éliminer du projet adopté par le “Parlament” de Barcelone, en septembre 2005, les dispositions qui excédaient le plus manifestement les limites, volontairement floues, de la Constitution. Outre les finances (la Catalogne aura la maîtrise de 50 % de l’impôt sur le revenu et de la TVA perçus sur son territoire et de 58 % des taxes sur les alcools, les tabacs et les hydrocarbures), le point le plus litigieux, et le plus politiquement chargé, a consisté à savoir si la Catalogne pouvait, constitutionnellement, se définir comme une “nation”, sachant que la Constitution réserve ce terme à l’Espagne, même si elle mentionne l’existence, en son sein, de “nationalités”. Le Parlement espagnol ne s’est pas encore prononcé, mais l’accord trouvé entre le gouvernement et la majorité des partis catalans s’est fait contre l’opposition conservatrice du Parti populaire (PP), qui voit dans l’extension des pouvoirs catalans et la mention du mot “nation”, même assorti de restrictions, le début d’un “détricotage” de l’Espagne. A l’opposé du spectre politique, les indépendantistes d’ERC se demandent également si, pour des raisons inverses, ils ne se prononceront pas contre le compromis. Un référendum doit sanctionner le processus.

Quelques mois après sa victoire aux élections, M. Zapatero avait, en revanche, fait rejeter par sa majorité un projet de nouveau statut adopté par une courte majorité du Parlement basque. Ce texte, d’orientation souverainiste, illustrait le virage opéré ces dernières années par le Parti nationaliste basque (PNV), au pouvoir à Vitoria depuis 1980. Mais, si ce projet est enterré, le désir de réformer le statut de l’Euskadi demeure. Et le débat qui devrait s’instaurer dans le cas où l’ETA renoncerait à la violence devrait être encore plus porteur de tension avec l’opposition de droite.

La refonte du statut de la Galice pourrait être plus consensuelle. Les socialistes, qui ont, pour la première fois, conquis la présidence de cette région en 2005, souhaitent le faire en accord avec le Parti populaire. Mais le Bloc nationaliste galicien, allié minoritaire des socialistes, revendique lui aussi l’appellation de “nation”. Le PP n’est pas opposé par principe à l’élargissement des compétences des autonomies : il soutient les réformes engagées à Valence et en Andalousie, par exemple, et ses présidents de région regardent d’un oeil intéressé les nouveaux pouvoirs qui s’offrent à eux.

Cécile Chambraud, à Madrid

Article paru dans l’édition du 08.03.06

El eslabón perdido


“Los valencianos hablamos catalán porque el Reino de Valencia fue repoblado por catalanes”. Bajo ésta falsa afirmación Cataluña ha ocultado, modificado y destruido  documentos con el fín de ocultar sus carencias históricas y engranar y poner en marcha su ingente y costosa maquinaria nacionalista. Partiendo de la base que los valencianos hablamos catalán desde el siglo XIII, todos nuestros escritores, toda nuestra cultura, todas nuestras tradiciones, toda nuestra gastronomía se la pueden atribuir como suya para así ocultar sus carencias culturales siglos atrás.

No hay que olvidar que el catalán nace como idioma oficialmente a finales del siglo XIX, de manos del químico Pompeu Fabra quien, usando como base el dialecto barceloní creó un idioma de laboratorio que se ha hecho hueco en nuestros días gracias al incipiente poder político y económico que desde el Siglo XIX ha conseguido Cataluña gracias a la revolución industrial.

Cabe señalar que uno de los escritores mas insignes y vanagloriados por el nacionalismo catalán no se llamaba realmente Ramón Llull, nombre con el que el nacionalismo catalán ha pretendido catalanizar a ese clérigo, sino Raimundo Lulio, con otra curiosa salvedad, realmente no era catalán, sino mallorquín.

Tal es el absurdo reinante entre los nacionalistas catalanes que es frecuente encontar por internet entradas tan curiosas como ésta: “Ramón Llull o Raimón Llull, tambien llamado Raimundo Lulio (españolización de su nombre en catalán)”.

La avaricia nacionalista catalanista ha provocado uno de los capítulos mas bochornosos en los archivos de la Corona de Aragón, ubicados en Cataluña. Ella ha sido testigo de una de las falsificaciones mas bochornosas que un catalán ha hecho sobre un libro en el cual se anotaban todos los asentamientos de gente de otras regiones en el Reino de Valencia tras la RECONQUISTA, el Llibre del Repartiment. Ese infame falsificador se llamaba Prospero de Bofarull y modificó y tachó asientos de familias de otras regiones que se asentaron en el Reino de Valencia con el único objetivo que los repobladores catalanes fueran mayoría respecto a otros venidos de Aragón, Navarra y Castilla.

Para terminar con ésta apreciación a manera de introducción, cabe señalar que Cataluña no existía como tal en el momento de la Repoblación, por lo tanto, las pocas personas del norte que se alojaron en el Reino de Valencia, ni eran catalanes ni podrían hablar el catalán, por una cuestión obvia.

Lo que ahora es Cataluña era por aquellos tiempos unos territorios sesgados, divididos mayoritariamente por condados y pertenecientes a distintos reinos, como al francés o aragonés, con una franja o tierra de nadie llamada Marca Hispanica. Esa gente, si hablaba en aquel entonces algúna lengua o dialecto diferente al latín o bajo latín, ese no era otro que el PROVENZAL.

EL ESLABÓN PERDIDO

La aportación de la colonización árabe en el Reino de Valencia fue generadora de riqueza y prosperidad durante siglos. Muchas de las tradiciones, costumbres y gastronomía actuales tienen su origen en la próspera colonización árabe. Todo ello provocó que ya por el año 1050, casi 200  años antes de la Reconquista, el Reino de Valencia fuese uno de los focos de cultura y comercio mas importantes de todo el Mediterraneo. A raiz de éste comercio incesante con diversas culturas, entre ellas la China, se construyó en el año 1056 la que fue la primera fábrica de papel no sólo de la península sino de toda Europa en Xàtiva (Valencia). Apenas 100 años después, en el Reino de Valencia se producía  un papel tan exquisito que exportaba a todo el mundo. En 1154, el geógrafo árabe Al-Idrîsî declaró sobre Játiva: “Se fabrica en ella un papel del que no se encuentra parangón en el mundo y que se conoce en Oriente y Occidente”.

Los ingleses eran unos de los comerciantes mas frecuentes en el Reino en busca del preciado papel, y  fue tal la influencia que éste tuvo sobre la cultura inglesa que éstos adoptaron para su idioma el nombre que se le daba a dicho objeto en el Reino de Valencia, “paper”.

Por lo tanto y sin temor a equivocarnos, podemos afirmar que la palabra inglesa “paper” viene de la palabra valenciana “paper” y lo que es mas importante, con una diferencia de casi 200 años antes de la Reconquista cristiana, lo que demuestra que en el Reino de Valencia se hablaba valenciano como mínimo 200 años antes de de la Reconquista, desmontando con ello las absurdas y manipuladas teorías catalanistas que un puñado de hombres de un territorio aún no llamado Cataluña repoblaron y enseñaron a hablar  a 150000 valencianos un idioma que no existía todavía.

La Repoblación del Reino de Valencia.

La primera fábrica de papel de Europa estuvo en Valencia.

¿Fue antes el catalán o el valenciano?.


Hoy navegando por internet, he visto un foro de alguien que se realizaba la siguiente pregunta:

¿Fue antes el catalán o el valenciano?.

De entre todas las respuestas, me sorprendió grátamente leer ésta, de una no valenciana:

A la hora de explicar los parecidos entre el idioma Valenciano y el Catalán se ha de tener bien presente que el Reino de Valencia fue el primer reino de la península en desarrollar y tener (en los siglos XIV-XV), un “Siglo de Oro” literario (en idioma Valenciano y anterior al Castellano). El esplendor, prestigio e influencia de la literatura Valenciana de estos siglos sobre las otras lenguas peninsulares fue considerable, y más aún sobre la lengua Catalana, que adoptó e hizo suyas formas del idioma Valenciano, algo que propició que el Catalán fuera cada vez más parecido a la Lengua Valenciana….http://www.idiomavalenciano.com/conflict…
recordemos que cataluña no se desarrolla como condado de barcelona independiente de la corona de aragon con posterioridad por lo tanto seria al principio parte del reino de aragon …Jaime el conquistador nacio en Montpellier… y la separacion del condado de barcelona y por lo tanto cataluña sola fue posterior…cito textualmente… El Condado de Barcelona fue el más importante de una serie de condados que los reyes francos tenían en la península ibérica y que se denominaban la Marca hispánica. …En 1258 Jaime I de Aragón, con el tratado de Corbeil, se independiza el Condado de Barcelona de la influencia franca…http://enciclopedia.us.es/index.php/Cond…
A pesar de los 800 años de evolución de la lengua Valenciana, a finales del siglo XIX, comenzaron los primeros intentos de anexión de la lengua valenciana por parte del nacionalismo pancatalanista, se llegaron hasta a falsear documentos históricos, como la traducción falseada de Antonio Bofarull del “Llibre de Repartiment del Regne de Valéncia” para inventarse los nombres de las familias catalanas. Estos intentos, deben su origen a la riqueza de esta lengua y sobre todo al interés del pancatalanismo de poseer un Siglo de Oro y una Biblia traducida a su idioma, que en realidad está traducida al Valenciano.

En Lengua Catalana podemos encontrar la extensa cronología del intento de suplantación de la Lengua, parte del intento de suplantación ha sido financiado con dinero público de la Generalitat Catalana, dinero destinado a sobornar a filólogos, entidades pancatalanistas y académicos, para que inventen teorías o falseen documentos históricos. Además de chantajear al gobierno de España (Recortes de prensa sobre pactos políticos) para que una las lenguas (creación de la AVL) y cambiase la definición de la RAE.
http://www.idiomavalenciano.com/conflict…
Los primeros indicios de romance valenciano se evidencian en las Jarchas del siglo IX, por ejemplo las del señor de Murviedro datadas en el 1085, las de Ibn Al-Dani de Denia o las fechadas en el 1121 de Ibn Rudaym de Bocairente. Los mozárabes emplearon el latín en sus libros y escritos; pero en el uso diario hablaban una lengua romance que no se escribía pero que era de uso general en los siglos IX y X, no solo entre mozárabes y judíos, sino entre musulmanes de todas las clases sociales. Uno de los testimonios más clarificadores fue el de Ibn Sida, muerto en Denia en el 1066, que nos dejó plasmada la situación lingüística de su época, el siglo XI, con un par de frases “¿Com no he de fer-les – si escric en temps tan alluntats de quan l’arap es parlava en purea – i tenint que conviure familiarment en persones que parlen romanc….
si hay dudas y un tipo tuvo que falsificar mal asunto…o mejor dicho un asunto de dinero…
se entiende mejor el porque de falsificar la historia cuando se llama nacionalismos historicos a
nacionalismos nacidos muy posteriormente a otros en la peninsula iberica…los otros no son historicos …deben ser del mas alla¿no?
asi que creo mas a los valencianos porque es mas facil que mientan los que tienen dineros extra por ser “historicos”…y no soy valenciana …


Fuente: Yahoo.es


Ataque al español, la segunda lengua universal


Por Baltasar Bueno

El vuelo ha ido marcando en tiempo real la velocidad, la altura y el tiempo estimado de llegada y trazando sobre toda América el itinerario, la ruta que seguía. América es inmensa y toda ella, excepto el importante bocado de Brasil, fue culturizada por los españoles.

Con orgullo, los latinoamericanos dicen que hablan español. Y lo hablan actualmente mejor que nosotros los españoles. Tienen una gran riqueza de vocabulario, dominan a la perfección la sintaxis y son unos grandes conversadores.

Todo lo contrario que nosotros, los españoles, que le estamos haciendo la vida imposible a la lengua que dominan a la perfección y usan con gran cariño y maestría todos estos países que están a los pies de este avión, donde les escribo.

En España, cuna del español, hemos emprendido una lucha a muerte, sin cuartel, contra la lengua española, la cual ya comenzamos a rebajar de grado cuando se puso de moda decirle castellana, cuando en todo el mundo se le llama español, sin remilgos ni vergüenza.

Dice la Constitución que todos los españoles tienen el deber y el derecho desconocer y usar el español, el idioma oficial de España, y ni por esas. En Galicia, en el País Vasco, en Cataluña y en Baleares ya no se puede estudiar en español, sólo en las lenguas locales, que no sirven para nada una vez se traspasa las fronteras del pueblo.

No sólo se impide a quien lo desea estudiar en la lengua que es el segundo pasaporte mundial, sino que se la ataca, se le denigra. En Cataluña, es la lengua en los seriales de televisión de las criadas, de los porteros y de los placas. Cuando se emplea es para ridiculizar algo.

El avión va lleno de gente latina que vuelve a casa por vacaciones, hablan con una soltura increíble. Nadie utiliza el tío, tronco, superguay,… todos parece que han sido educados leyendo El Quijote de Miguel de Cervantes.

La guerra contra el español también la tenemos en el territorio autónomo valenciano. Son muchísimos colegios donde un padre ya no puede elegir para sus hijos el que se le enseñe en español, obligatoriamente hay que hacerlo en el catalán de la Conselleria de Cultura y de la Academia Valenciana de la Lengua.

Cuando hablan y escriben lo hacen de manera contaminada, con un catalanglish, que ni es español, ni es valenciano, sino el ‘apichat’ de Barcelona, que tiene mucho de francés. Nos estamos afrancesando de nuevo, como en el XVIII-XIX, en que los franceses se pasearon por nuestras tierras como Pedro por su casa.

Todos los países latinoamericanos celebran este año el bicentenario de la independencia de España, pero están orgullosos de sus tradiciones, de su folklore, de su cultura y lengua, con sus orígenes españoles, están orgullosos de hablar, y bien, el español.

Pronto, en el histórico Reino de Valencia no vamos a tener Lengua Valenciana, que está siendo sustituida por el catalanofrancés barceloní, y tampoco tendremos lengua española, que está siendo condenada, como en los otros territorios de fiebre nacionalista narcisista, a su desaparición, eliminación, bloqueo y sepultación.

En España no se puede estudiar en español y en Valencia en valenciano para vergüenza de propios y extraños, gracias a los gobernantes, que en lo que nos corresponde a nosotros, los valencianos, ya saben quiénes son.

baltasarbueno@valenciahui.es